Cómo cuidar un cactus en casa

Cactus en oficina

Existe la creencia de que a los cactus no hay que cuidarlos. Pero eso es totalmente falso. Es verdad que, en comparación a otras plantas, necesitan muchos menos cuidados. Pero como todas las plantas, los cactus necesitan ser regados y abonados.

Da igual si tu cactus es un cactus grande o un cactus mini. Hoy daremos trucos generales sobre cómo cuidar de ellos. Continuad leyendo, si lo que queréis es darle a vuestro cactus, un cuidado ejemplar.

Maceta

Las mejores macetas para los cactus son macetas de barro o cuencos, pero cualquier maceta irá bien.

Personalmente, esta es mi maceta favorita. 😉

Preparar la tierra para el cactus:

Para cuidar correctamente de tu cactus. Vas a necesitar cuidar un poco la tierra en la cual lo vas a poner. Recomendamos que compres una tierra especial para tu cactus, y que lo coloques de esta forma:

En el fondo de la maceta, tendrás que colocar una pequeña capa de drenaje basada en tierra volcánica, arlita o gravillas. Después colocarás la capa de tierra para cactus. Y por último coloca otro poco de tierra volcánica, dejando unos 5 cm libres arriba, para que el cactus pueda crecer mejor.

Si quieres hacer tu propia tierra para cactus, podrías utilizar esta mezcla, fibra de coco, hojas secas, cortezas y turba.

Riego

Cactus regadera

La causa de muerte más común para los cactus es el exceso de agua. Así que esta es la parte más importante para cuidar bien de tu cactus. Por lo tanto, te recomiendo utilizar un sustrato especial para cactus si estás empezando con la jardinería. Este sustrato permitirá que el exceso de agua sea drenado perfectamente. Si no se drena de la forma correcta, las raíces se encharcarán y se pudrirán provocando la muerte de estos.

Lo mejor a la hora de regar las plantas, es no mojar las hojas ni los tallos, y echarlo directamente en el sustrato. Ya que, si riegas las hojas, existe una posibilidad de que el agua no llegue bien a las raíces, o no llegue en general.

Primavera

Cactus primavera

Durante la época de primavera deberías empezar a regar con cierta frecuencia, una vez cada 10 o 12 días debería ser más que suficiente. Puedes ir aumentando la frecuencia poco a poco conforme te vas acercando a los meses más calurosos hasta llegar a regarlo una vez cada 4-8 días. Dependiendo de las zonas.



Hoja otoño

Otoño

A principios de otoño lo más recomendable es reducir la frecuencia de riego. Realizándola cada 8-10 días, y deberías ir aumentando los días poco a poco hasta el punto de solo regar el cactus cada 20-40 días. Y en poca cantidad si hace mucho frio. Si la temperatura es inferior a 10ºC y lo riegas, existe una alta probabilidad de que las raíces se pudran.

Temperatura del cactus:

Durante el invierno es imprescindible que no estén por encima de los 20ºC. Ya que esto evitaría que se produjera el reposo invernal que es algo imprescindible de todos los cactus. Pero hay que cuidarlos, ya que no soportan temperaturas por debajo de los 7ºC. Y lo más importante es que en la sala en la que esté, no puede existir la humedad ni en el suelo ni en el ambiente. Por eso durante el invierno es mejor que se alejen de los baños y las cocinas.

Luz

La luz es imprescindible para cuidar bien tu cactus.

Los cactus necesitan un ambiente con una gran cantidad de luz natural. Si están en el interior de la casa, lo mejor es ponerlos cerca de una ventana de manera que puedan recibir mucha luz indirecta también. Si están en el exterior resisten bien el sol y el calor. Pero ponerlos bajo techo en una galería es una mejor idea, ya que el mayor problema para los cactus es la lluvia. Y por culpa de esta, el exceso de agua.

Sustrato y abono

Aunque los cactus soporten los suelos áridos. Si los cultivas en una tierra más nutrida, tendrán un mejor crecimiento y una floración muchísimo más espectacular que la que podríamos ver suelos áridos.Esta es una de las diferencias a la hora de cuidar de los cactus. El sustrato estándar debe tener porosidad, una moderada riqueza de nutrientes, mediana retención de la humedad y un pH que ronde 6.

Existen tierras especiales para cactus que ya vienen preparadas y que cubren todas estas necesidades. Y también existen fertilizantes formulados especiales para cactus, que recomendamos que se deben aportar en los períodos de máximo crecimiento.

Recordad que no es bueno colocar arena o piedras de la playa en los cactus. Ya que estas contienen sal y es malo para nuestra planta.

Trasplante del cactus:

El momento en el que tienes que trasplantar un cactus es el momento en el que este deja de crecer, adquiere un mal color, salen las raíces por los agujeros de drenaje, o es necesario cambiar el sustrato. La nueva maceta debería cumplir los mismos requisitos que nuestra maceta anterior, solo que más grande.

La mejor época para realizar este trasplante es la primavera. Si lo haces en invierno podrás provocar que la planta se retrase a la hora de brotar. Y es muy importante que no lo riegues hasta pasados unos días entre 3 y 6, para dejar que se acostumbre y repare las heridas que se produjeran durante el trasplante, además de no exponerlo demasiado al sol durante un par de días.

Para realizar el trasplante tendrás que conseguir una maceta de barro o un cuenco. Y en el fondo colocar una capa de tierra volcánica, arlita o gravilla. Para que pueda drenar, después ponerse unos guantes e introducir el cepellón, luego rellenar los huecos con un poco más de tierra volcánica, que aparte de ser un elemento decorativo, servirá para que la base del cactus no esté en contacto directo con la tierra húmeda cuando se riegue.

Separador flores

Recomendaciones:

Si has llegado hasta aquí es que te gusta la jardinería tanto cómo a mí. Por esa razón aquí te dejo otros enlaces que te podrían interesar.

Cómo cuidar una orquídea

Otro post sobre cómo cuidar un cactus

Aprende a cuidar tus geranios

Cómo cuidar el aloe vera

Cómo cuidar tus hortensias

Leave a Comment