Cómo cuidar plantas de interior

Plantas interior

Si eres como yo y quieres introducirte en el mundo de la jardinería. Lo primero es saber que hay que hacer para cuidar tus preciosas plantas de interior. La principal causa por la cual las plantas no se encuentran en buen estado en una casa, suele ser debido a su posición. Puede faltar luz, puede faltar humedad en el ambiente o haber demasiada, o que tampoco tenga la temperatura adecuada.

Luz:

La falta de luz es una de las principales razones por las cuales mueren las plantas de interior. Pero eso no significa que la tengas que poner justo en frente de una ventana para que le dé la luz directamente. Si haces esto, lo más probable es que las hojas se quemen. Para evitar esto la solución más fácil es colocarlos cerca de una ventana, un balcón o alguna cristalera por la cual, entre la luz. Sino no serán capaces de realizar la fotosíntesis, una de sus funciones vitales.

El principal problema de que las plantas no puedan hacer la fotosíntesis es que buscarán hacerla por cualquier medio. Esa será la causa de que alarguen su tallo de forma anormal en busca de luz. Pero al poco tiempo empezará a empeorar si no encuentra la luz que necesita.

Antes de que nada malo pase y las hojas se vuelvan amarillas y se caigan. Deberías buscarle otra ubicación más iluminada. Cerca de una ventana o una galería, lo único a tener en cuenta es que la luz no le caiga directamente a la planta.

Agua:

Planta en maceta

Una de las cosas más importantes a la hora de cuidar plantas de interior, es su riego. No puedes regarlas como regarías las que tienes en el balcón, eso no significa que en verano las sigas regando como de costumbre. Es cierto que están más protegidas por lo tanto no necesitan un cuidado tan exhaustivo. Pero eso no significa que en época de calor no aumentes el agua que les vas a dar, deberías hacerlo. Lo que yo recomiendo, es informarte sobre tu planta.

¿Cuándo regar las plantas de interior?

Ponte una alarma en el teléfono para que te avise de regar tus plantas, y no las riegues más de lo que lo necesiten. Ya que la muerte de las plantas por ahogamiento es otra de las más grandes causas de su muerte. Para ayudarte en esto, comprueba la tierra para ver si está húmeda. Algunas plantas requieren que su sustrato siempre esté húmedo. Y otras como el aloe vera, prefieren que esté casi seco antes de regarlas de nuevo. Si quieres más ayuda escoge una maceta de cerámica o de otro material también transpirable, y un sustrato ligero y bien aireado.

¿Cómo regar plantas de interior?

Regar por la parte de arriba es la manera más común de regado. Pero tienes que tener cuidado de no regar nada más que la tierra ya que hay muchas plantas que pueden desarrollar hongos muy rápidamente.

También puedes optar por hidratarlas desde abajo, sumergiendo las macetas en agua para que absorban el agua sin mucho riesgo.

Antes de empezar a regar, verifica siempre que los agujeros de tu maceta no estén obstruidos o puede haber un triste desenlace.

Después de regar nuestras plantas

Una vez ya hemos regado las plantas, deberemos fijarnos en el platito que suelen tener las macetas. Vacíalos una vez han cumplido su función. Y permitidme un consejo, recomiendo poner grava o piedrecitas para que el agua no esté en contacto directo con la maceta. Este consejo suele ser algo obligatorio en ambientes muy secos o con plantas sensibles.

Y recuerda que las plantas en vacaciones también necesitan ser regadas.

Humedad

Lo más importante aquí es que sepas que planta tienes. La mayoría de plantas de interior suelen ser tropicales, e intentar imitar su clima en nuestra casa no es algo factible. Pero evitar que las puntas de las hojas se sequen es muy fácil en realidad. Solo tendrás que pulverizar las hojas (procurando no darles a las flores).

¿Y qué pasa cuando no tienes mucho tiempo para dedicarles? La respuesta es sencilla, sólo tendrás que poner arcilla expandida. O en realidad, puedes poner cualquier elemento que aísle la maceta del agua (esto es muy importante por lo que dijimos antes). Y así el agua se irá evaporando lentamente dándole a tu planta la humedad que necesita.

Temperatura

Lo mejor, en la mayoría de casos, es que la temperatura esté entre los 15 y los 25ºC. Aceptando cambios en verano e invierno y hasta por la noche y el día. Sin embargo, lo más importante es que no hagas cambios bruscos de temperatura, o una corriente directa de aire. Esto podría causar la perdida de sus hojas.

A ser posible tampoco mantengas el aire acondicionado o los radiadores muy cerca de las plantas.

Si vives en un lugar frío, al marchar de casa (o de vacaciones) deberás considerar dejar la calefacción encendida.

Cambio de maceta

El trasplante es muy importante a la hora de cuidar nuestras plantas de interior. Lo más importante, es que nada más llegar a tu casa después de adquirir las macetas, es conveniente el paso a un recipiente más grande. Y no te olvides de colocarles un sustrato adecuado, el más utilizado es el sustrato universal. En mi opinión, este es poco o nada adecuado para la mayoría de plantas. Pero se pueden encontrar sustratos más específicos para plantas acidófilas por ejemplo entre las cuales se encuentran las hortensias. En el caso de cactus podemos añadir arena lavada o comprar sustrato especifico de cactus. Lo importante es saber que planta tenemos y que sustrato necesita.

Y recordad que no solo hay que cambiarla una vez. Tendrás que cambiarlas cada unos pocos años, ya que la mayoría de plantas siguen creciendo hasta necesitar una maceta más grande. Y no es bueno dejarlas en su maceta, o podrían crecer tanto que ocupen todo el espacio y se quedarán sin aire.

Cómo abonar

El sustrato contiene una reserva de nutrientes, pero estas reservas se agotan pronto. Y por esto mismo tenemos que seguir alimentando a nuestra planta.

Las épocas más importantes son la de crecimiento y la de floración. Ya para que tu planta crezca fuerte y bonita, va a necesitar que la alimentes.

El abono líquido suele ser muy útil desde la primavera hasta el otoño (aproximadamente cada quince días), junto con el agua de riego. Ten cuidado y lee las indicaciones del envase ya que si te pasas con las dosis quemarás las raíces.

Los abonos granulados de liberación lenta son bastante comunes también y muy útiles. Estos aportan los nutrientes necesarios al momento que se necesitan y su periodo de acción suele rondar de 2 a 3 o incluso 6 meses. Este abono es una de las formas más cómodas de aportar los minerales necesarios a nuestra planta sin tener que estar muy pendiente de ella

Yo personalmente recomiendo los abonos granulados, ya que no hay que estar tan encima de las plantas. Pero el abono liquido puede corregir ciertas carencias de forma rápida. Todo dependerá del tiempo que puedas dedicar a cuidar tus plantas de interior.

Separador flores

Recomendaciones:

Si has llegado hasta aquí es que te gusta la jardinería tanto cómo a mí. Por esa razón aquí te dejo otros enlaces que te podrían interesar.

Cómo cuidar de las orquídeas

Otro post sobre cómo cuidar tus plantas de interior

Cómo cuidar un cactus

Cómo cuidar aloe vera en tu misma casa

Y si quieres tener un bonsái este es tu artículo

Todo sobre las hortensias y su cuidado

Aprendiendo a cuidar gardenias

Aprende a cuidar tus geranios

Leave a Comment