Como cuidar las gardenias

Gardenias blancas

El día de hoy os vamos a explicar lo básico sobre como cuidar las gardenias, o jazmín del cabo. Es una planta que puede llegar a dar unas flores increíblemente bonitas, además de que su fragancia es increíble. Aunque también es conocida por ser difícil de cuidar. Si te estás iniciando en la jardinería. No te recomendamos empezar con esta flor, es mejor que des tus primeros pasos, aprendiendo a cuidar un cactus o aloe vera.

Pero si sigues leyendo es que consideras que estás listo para cuidar de estas magnificas plantas. Que no te eche para atrás la dificultad, si sigues este artículo, en nada tendrás una flor preciosa y con una fragancia increíble.

Suelo

Para cuidar bien tus gardenias. Antes de plantarlas, tendremos que cuidar el terreno sobre el cual las vamos a plantar. Lo que hay que tener más en cuenta, es que esta es una planta acidófila. Y que por lo tanto necesitará un suelo un poco más acido de lo normal, su nivel de pH debería rondar 5. Si el suelo no es el adecuado, sus hojas empezarán a salir de un color amarillo y la planta acabará muriendo. Por lo tanto, que la tierra sea la adecuada es un requisito indispensable para que nuestras gardenias florezcan.

Conseguir un sustrato acido no es difícil, la tierra de brezo, la de castaño o la turba rubia servirán para nuestra gardenia. Y si además de utilizar esta tierra, la mezclamos con un poco de abono, nuestra gardenia lo agradecerá mucho.

Y, por último, es necesario que vuestra tierra/sustrato ofrezca un buen drenaje.

Ubicación para las gardenias

Podemos cuidar de las gardenias en maceta si queremos. Pero aconsejo colocarla cerca de una fuente de luz natural. Y si decides tenerla en el exterior, es una buena idea que le busques una zona de semisombra.(en la cual los rayos de luz le lleguen muy levemente, para evitar que se queme, que le dé el sol, pero no directamente).

Ten cuidado de plantarla durante climas fríos ya que esta es una planta tropical y este podría acabar con ella. Y si donde vives, los inviernos son fríos, plantéate cultivarla en interior, o tendrás que trasladarla los veranos a una zona más calurosa.

Riego

regar plantas

Para cuidar bien las gardenias, el riego es lo más importante, esta planta va a necesitar un riego constante, pero no mucho. Deberás regarla cuando el sustrato empiece a estar demasiado seco. Pero si la encharcas lo más probable es que le ataquen los hongos. Ten mucho cuidado con la cantidad que echas.

Y ya que el suelo es ácido, tendrás que cuidar mucho el agua con el cual riegas la planta. Si tu zona es rica en cal, esto alterará el pH del sustrato en poco tiempo. Si puedes, nosotros recomendamos utilizar aguas blandas embotelladas (sin mucha cal)  o incluso agua destilada. Pero no pasa nada, si no tienes acceso a este tipo de aguas. Simplemente documéntate sobre el agua de tu grifo. Y si necesitas hacerla más acida, puedes añadir unas gotas de vinagre o limón para que la solución sea más ácida.

Otra solución es utilizar macetas de auto riego, en las cuales solo tienes que llenar el recipiente de agua. Y la planta se administrará por sí misma, sin excesos ni carencias.

Abono

Lo más importante es que tendrás que utilizar un abono especial para acidófilas, ya que es la forma de evitar que se altere el pH. Estos vienen listos en un formato líquido para que puedas mezclarlo con el agua. Lo mejor será que las abones en su época de crecimiento y de floración. Ya que es el momento en el cual la planta precisa de una alta cantidad de minerales. Es tan fácil como añadirlos al agua de riego, una vez cada tres semanas, desde que empieza la primavera hasta que llega el otoño.

¿Cuándo florecen las gardenias?

Las gardenias suelen florecer a finales de primavera y verano. Pero si las podas en verano después de su floración principal, puedes conseguir que vuelva a florecer en otoño. Esto será más fácil que pase en climas cálidos.

Gardenia blanca

Si haces todo lo dicho arriba. Y aún así tu gardenia no te entrega una buena floración, lo más probable es que uno de sus cuidados no está siendo atendido correctamente. Si vives en una zona muy cálida y has cumplido con todo lo que hemos dicho en este artículo, es probable que le falte agua. En este caso deberías pulverizarle agua durante los días más calurosos, pero para evitar los hongos deberías proceder con una pulverización muy fina.

También puede darse a que se está acostumbrando a su nuevo hogar. Así que, si es el primer año, sólo cuídala y el próximo año puede que empiece a florecer.

Podado de las gardenias

Para cuidar correctamente de las gardenias estas requieren de una sola poda de mantenimiento en invierno.

En esta poda de mantenimiento tendrás que quitar las hojas y ramas en mal estado. También puedes aprovechar para eliminar ramas que se cruzan o que están creciendo en direcciones no deseadas.

También puedes podarla después de su floración en verano e intenta potenciar la aparición de flores.

La mejor técnica que tienes que aplicar a esta poda es el pinzado. Con el pinzado se consigue una ramificación mayor y el incremento del número de flores. Y si tienes suerte verás flores otra vez en otoño.

(El pinzado consiste en pellizcar los extremos de los brotes tiernos de la planta con el dedo pulgar y el índice, o si no, usando una tijera pequeña.)

Plagas y enfermedades

Los problemas principales a los que se tiene que enfrentar cualquier gardenia son las plagas, enfermedades y afecciones. Estas son las más frecuentes, y cómo combatirlas:

Enfermedades

Si las hojas de tu gardenia son de color amarillo es que el suelo o es lo bastante ácido. Cómo medida temporal en lo que arreglas el problema de acidificar el suelo, podrás utilizar abono en forma de quelato. Pero ten en cuenta que esto solo es un remedio temporal, y que tendrás que acidificar el suelo lo antes posible.

Si tus flores se caen antes de que lleguen a abrirse. Es posible que sea dado al déficit de luz, temperatura muy alta o falta de agua. Estas son las principales razones que podrían hacer que las flores se caigan. Es fácil confundir este caso con el exceso de riego ya que tienen las mismas consecuencias. Pero si existe el exceso de riesgo, habrá daños más grandes de fondo. Tendrás que evitar totalmente el exceso de agua. Ya que este hará que las raíces se acaben asfixiando y mueran, por culpa del agua que desplazará el aire en el sustrato.

El exceso de humedad hará que tu planta sea atacada por hongos. No hay ninguna solución milagrosa para esto, tendrás que regarla menos, y única y exclusivamente cuando el sustrato esté seco.

Plagas

Por último, es bastante común que la gardenia sea el objetivo de la cochinilla, el pulgón o la araña roja. Estas plagas se combaten de una forma bastante sencilla, solo necesitas jabón potásico, y pulverizarlo sobre la planta. Sobre todo, en las zonas más jóvenes de la planta y la parte no visible de las hojas.

Recomendaciones:

Si has llegado hasta aquí es que te gusta la jardinería tanto cómo a mí. Por esa razón aquí te dejo otros enlaces que te podrían interesar.

Cómo cuidar de las orquídeas

Otro post sobre cómo cuidar tu gardenia

Cómo cuidar un cactus

Cómo cuidar aloe vera en tu misma casa

Y si quieres tener un bonsái este es tu artículo

Todo sobre las hortensias y su cuidado

Aprende a cuidar tus geranios

Leave a Comment