Cómo cuidar aloe vera en casa

aloe vera en oficina

El aloe vera tiene una increíble cantidad de aplicaciones beneficiosas para nuestro cuerpo. Esta planta sirve para suavizar el dolor de una herida en la piel, entre las cuales se incluyen quemaduras y úlceras. Aunque esa no es su única función.

Cuántas veces hemos escuchado utilizando aloe vera para el pelo, eso es debido a la gran capacidad que tiene para reparar las células muertas de la piel en el cuero cabelludo, y también actúa como un fantástico acondicionador.

Pero si has llegado a este post, no quieres saber para qué sirve el aloe vera, tú lo que quieres es saber cómo cuidarlo. Así que sea cual sea el motivo por el que lo quieres, sigue leyendo para descubrir cómo cuidar una planta de aloe vera.

Época:

banco otoño

La mejor época para plantar el aloe vera de interior es en otoño o la primavera.

Maceta para el aloe vera:

La maceta que vamos a utilizar será una de terracota, ya que esta permite un fácil y rápido drenaje.

La maceta precisa de unos 50 cm de profundidad con un agujero (o varios) para un sistema de drenaje óptimo.

Tierra:

Para que el terreno sea el óptimo para el aloe vera, tendrás que prepararlo de antemano.

Si no vives en un lugar donde el clima es caluroso . Será mejor que pongas un par de dedos de grava en la base de la planta para facilitar su drenaje y reducir la evaporación. También puedes ponerlo para ayudar a la planta aunque tu clima sea caluroso.

Luego añadiremos tierra con arena o perlita y un poco de tierra de jardín rica en nutrientes. Tampoco puedes olvidar de ponerle un poco de abono orgánico, nunca químico.

Asegúrate de que todas las raíces estén cubiertas, además de que es muy importante no exponerla al frío en esta primera época 

Abono:

Puedes abonar la planta una o dos veces al año con humus de lombriz o un abono especifico para suculentas. Y también ten en cuenta que no necesitan una poda en si. Sin embargo van a necesitar que vayamos retirando las hojas más externas que se van secando. Al igual que las que parecen estar enfermas o con plagas.

Riego del aloe vera:

Una vez plantado el aloe, se aconseja comenzar a regarlo pasadas dos semanas, para que se acostumbre a su nuevo hogar.

Para cuidar el aloe vera bien, es imprescindible regarla cada 15 o 20 días. Ya que la planta requiere que la tierra se encuentre levemente humedecida. Pero intenta no encharcar la maceta para evitar que se pudra.

verano agua

Verano:

En verano el riego pasará a ser una vez a la semana.



Invierno:

invierno puente

En invierno alrededor de una vez al mes. Para saber cuándo tienes que regarla en esta época, observa la tierra y cuando esté seca y algo agrietada, será el momento de regarla.






Principales problemas con el riego:

riego plantas

Si las puntas de tu aloe vera se están poniendo marrones y se resecan. Es importante que sepas que lo que ocurre es que tu planta está consumiendo el agua de sus propias hojas ante la falta de esta. Por lo tanto, deberías aumentar la dosis de riego para que mejore. Pero no la aumentes de golpe o podrías provocar un exceso de agua, humedad o encharcamiento ese es un problema aún mas grave.

Al pasar esto, verás que las hojas se ponen blandas y caídas, además de cambiar a un tono marrón o negro. Por lo tanto si ves las hojas marrones pero en vez de secas están blandas. Es debido a que has regado en exceso la planta o bien la maceta no está drenando como debería. Debes detener esto de inmediato ya que si esto continua tu planta podría morir por culpa del pudrimiento de las raíces.

Si esto sucediera lo que debes hacer es dejar la planta sin regar un tiempo hasta que notes que la tierra está seca. Compruébalo hundiendo un poco el dedo en la tierra. Además, no la pongas con contacto directo al sol mientras tenga exceso de humedad. Y si la situación es crítica, deberías retirar gran parte de la tierra encharcada, mejorar el drenaje y rellenar con tierra nueva y seca.

Luz:

Lo mejor para cuidar bien nuestro aloe vera, sería ubicar nuestra planta en un lugar poco húmedo y donde reciba la luz del sol directamente entre 8 y 10 horas. Una terraza sería la opción ideal.

Ten en cuenta que, si expones demasiado la planta a la luz, sus hojas podrían quemarse.

Temperatura:

La temperatura ideal se sitúa entre los 17 y 27ºC. El aloe vera prefiere las temperaturas más calurosas y templadas. No soporta muy bien el frio y si la mantienes a menos de 10ºC no tardará mucho en mostrar deterioro.

Reproducción del aloe vera:

Una vez tienes tu primera planta bien asentada esta te lo agradecerá dándote más plantas. Fíjate bien en los hijuelos que van brotando en la tierra. Espera a que crezcan y cuando estén aproximadamente en los 20cm de altura, córtalos cuidadosamente, y asegúrate de no romper su raíz. Una vez hecho esto, solo tienes que plantarlo en una nueva maceta o en el terreno, teniendo en cuenta lo dicho antes.

Si no deseas propagar tus cultivos de aloe vera. Lo que tienes que hacer es cortarlos cuando vayan surgiendo ya que estos van a empezar a robarle recursos a tu planta principal

Recomendaciones:

Si has llegado hasta aquí es que te gusta la jardinería tanto cómo a mí. Por esa razón aquí te dejo otros enlaces que te podrían interesar.

Otro post sobre cómo cuidar aloe vera

Cómo cuidar una orquídea

Leave a Comment